AMLO-prensa, guerra sin cuartel

La nueva embestida, fuera de lugar, replican comunicadores. El presidente apela a un periodismo fresco para que los medios tradicionales, «echados a perder», dejen de tener el mismo peso

El despliegue mediático del informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), según el cual la pérdida real por la cancelación del proyecto superaría los 331 mil millones de pesos —desmentido por el propio órgano fiscalizador—, crispó la de por sí tensa relación entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y los medios de comunicación.

Lo curioso es que la molestia del líder de Morena no se debió siquiera a la pifia de la ASF sino al modo en que las distintas plataformas informativas abordaron la noticia. En su mañanera del 26 de febrero, AMLO dejó en claro que los medios «estaban esperando» las cifras de la auditoría y lanzó la pregunta de si no pudieron constatar o revisar la información antes de publicarla.

Las reacciones no se hicieron esperar. «Si el Sistema Meteorológico Nacional pronostica que mañana lloverá, no vamos a esperar a ver que mañana llueva para informar sobre esa posibilidad. Si mañana no llueve no es culpa de los medios, es responsabilidad del SMN. Por lo mismo, está fuera de lugar la nueva embestida del presidente López Obrador contra los medios de comunicación que sólo informaron lo que la ASF encontró en la cuenta pública 2019», respondió el diario veracruzano Libertad bajo palabra, ese mismo día.

Los periodistas Mónica Uribe, Bernardino Esparza, Venus Rey Jr. y Juan Key se unieron a Eduardo Ruiz Healy, en su programa radiofónico de Grupo Fórmula, una de las empresas más criticadas por AMLO. Nadie puede constatar los números que brindan las dependencias públicas del gobierno federal, máxime cuando son estas las encargadas de aportar la información oficial, replicaron. Por tanto, no se puede acusar a los medios de engañar al pueblo, apuntaron.

Tiempos de zopilotes

«La ASF da un informe y entonces a los que son defensores del antiguo régimen corrupto les significa un festín, porque son tiempos de zopilotes; todo lo que sea atacar al gobierno es moda», expresó López Obrador en Palacio Nacional, a quien no le faltan motivos para sentirse constantemente acosado por la prensa.

Con la llegada de Morena a Los Pinos, columnistas, periodistas y agencias de noticias vieron truncados, de la noche a la mañana, los contratos multimillonarios que mantenían, año tras año, con las administraciones anteriores. Para demostrarlo, en mayo de 2019, el gobierno publicó una lista de 36 comunicadores que, entre 2013 y 2018, obtuvieron recursos del erario por concepto de publicidad, comunicación social y asesoría por más de mil millones de pesos.

«La ASF da un informe y entonces a los que son defensores del antiguo régimen corrupto les significa un festín, porque son tiempos de zopilotes; todo lo que sea atacar al gobierno es moda».

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México

López Obrador aboga por las nuevas generaciones en el ejercicio periodístico, en aras de contrarrestar lo que él llama grupos al servicio del régimen neoliberal. «Ojalá surja un nuevo periodismo, ya hay nuevas formas de hacer periodismo, sobre todo con las redes sociales, muchísimos nuevos periodistas con sus páginas, de manera muy sencilla, pero profesional, están haciendo trabajo de comunicación con mensajes de ida y vuelta. Esto es lo que tiene que terminar de consolidarse para que haya una prensa alternativa, que esta prensa convencional, echada a perder, ya no tenga el mismo peso», dijo el presidente.

Colmenares se aferra al cargo

Luego que la ASF reconociera que hubo un error de metodología para calcular las pérdidas por la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, la Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados analizará el proceso de fiscalización que se llevó a cabo.

AMLO ha sido muy puntual en la necesidad de investigar las causas de la millonaria pifia porque sospecha una actitud politiquera por parte del organismo auditor que busca dañar la imagen de su gobierno con la presentación de un informe «tendencioso y falso» sobre el manejo de los recursos públicos durante el primer año de su administración.

El titular de la ASF, David Colmenares, afirmó que no renunciará a su puesto a menos que haya una causa legal o fundamental. «No tengo por qué (renunciar). No me siento culpable de nada. Al contrario (…) Yo fui electo para hacer bien las cosas, no para hacer politiquería y no para dañar a ninguna administración y menos a la actual», declaró en entrevista a Joaquín López-Dóriga. E4

La Habana, 1975. Escritor, editor y periodista. Es autor de los libros El nieto del lobo, (Pen)últimas palabras, A escondidas de la memoria e Historias de la corte sana. Textos suyos han aparecido en diferentes medios de comunicación nacionales e internacionales. Actualmente es columnista de Espacio 4 y de la revista hispanoamericana de cultura Otrolunes.