Combinación de vacunas potencian optimismo

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés), agencia del gobierno estadounidense encargada de regular el suministro de fármacos a nivel nacional, aprobó el 20 de octubre el uso de un refuerzo de vacuna contra la COVID-19 diferente al que se utilizó previamente para la inmunización.

De esta forma las posibles combinaciones de antivíricos se incrementan ostensiblemente y abren las puertas a un escenario esperanzador a nivel mundial. Las vacunas Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson pueden ser empleadas como refuerzo entre ellas. El tiempo de espera para su aplicación varía según el tipo de fármaco. Los adultos que recibieron la vacuna Johnson & Johnson hace más de dos meses —de una sola inyección— ya son elegibles. Asimismo, los beneficiarios de Moderna y Pfizer pueden optar por este método siempre que hayan trascurrido al menos seis meses de su régimen de vacunación inicial.

Por el momento se les otorga prioridad a las personas mayores de 65 años, junto a quienes sobrepasan los 18 y tienen afecciones médicas subyacentes o interactúan con entornos de alto riesgo.

Funcionarios de la FDA aseguran que esta aprobación significa una campaña de refuerzo mucho más flexible y efectiva, dado que muchas personas ni siquiera recuerdan qué marca de vacuna recibieron. A modo de comparación refieren que, por años, en el combate a la gripe los pacientes aceptan la aplicación de inmunológicos —siempre que esté prescrita por un médico— sin conocer marca o procedencia.

La decisión de la agencia para mezclar antivíricos fue resultado de un estudio del Gobierno sobre diferentes combinaciones de refuerzo que demostraron que una dosis adicional, de cualquier tipo, acelera los niveles de anticuerpos que combaten el virus.

Temen repunte

La medida se aprueba justo cuando en algunas naciones de Europa surgen síntomas de un posible repunte de la pandemia con la aproximación del invierno. El ministro de Salud de Reino Unido, Sajid Javid, admitió que los próximos meses son de alto riesgo y temen alcanzar hasta cien mil casos diarios. En los últimos días de octubre, la nación británica ha detectado un aumento semanal de contagios del 16%.

«La pandemia no ha concluido. El vínculo entre infecciones, hospitalización y muerte se ha debilitado, pero no se ha roto. El virus continúa siendo una amenaza», aclaró el funcionario (Heraldo, 21.10.21).

A pesar de ello, el Gobierno de Boris Johnson apuesta por la eficacia del programa de vacunación y el suministro de pastillas antivirales para hacer frente a la nueva escalada de infecciones. No piensa ejecutar un «plan B» ante el arribo del invierno por lo que, al menos en Inglaterra, se mantendrá el levantamiento de las restricciones sobre el uso de mascarillas en el transporte público o la obligación de presentar un pasaporte COVID en centros de ocio, medidas de contención que siguen activas en Gales y Escocia.

Más al este, en Alemania, la situación también adquiere ribetes oscuros. Según datos publicados por el Instituto Robert Koch (RKI) de virología, el 23 de octubre, la nación germánica timbró la centena de casos por cada cien mil habitantes, una cifra que no se alcanzaba desde mediados de mayo.

El RKI ya había alertado, una semana antes, sobre una aceleración en el aumento de contagios de cara al otoño y al invierno. El indicador provocó de inmediato la reactivación de medidas de protección básicas.

Es importante señalar que, a diferencia de otros países de la Unión Europea, Alemania ha prescindido de las medidas de vacunación obligatoria por lo que muchos escépticos del tratamiento —temerosos de efectos secundarios— prefieren mantenerse al margen, con lo cual se incrementan las posibilidades de propagación de la enfermedad.

La Habana, 1975. Escritor, editor y periodista. Es autor de los libros El nieto del lobo, (Pen)últimas palabras, A escondidas de la memoria e Historias de la corte sana. Textos suyos han aparecido en diferentes medios de comunicación nacionales e internacionales. Actualmente es columnista de Espacio 4 y de la revista hispanoamericana de cultura Otrolunes.