El primer año del próximo alcalde de Saltillo

Seguramente el primer año del próximo alcalde de Saltillo, Ing. José María Fraustro Siller, pasará sin sobresaltos.

El 1 de enero de 2022, Coahuila estrena alcaldesas y alcaldes, y otros más repiten en el cargo al haber triunfado todos, ellos y ellas en las pasadas elecciones estatales por la renovación de las administraciones municipales de la entidad.

En Saltillo, Chema Fraustro abordará la nave sarapera nuevamente vestido de capitán, como sucedió cuando fue electo como rector en tiempos de Rogelio Montemayor y presidente de la Junta de Gobierno del Congreso de Coahuila en la era de Rubén Moreira como gobernador; de esta administración universitaria encabezada por Fraustro Siller, se generó una tercia de nuevos rectores afines a su política y a su pensamiento.

Después de la rectoría, el próximo alcalde de Saltillo navegó sin sobresaltos por diferentes cargos en también diferentes espacios de la política nacional. De la misma manera, luego de cumplir como líder legislativo se ocupó de la política estatal como secretario de Gobierno de Miguel Riquelme. Ahora, en enero vuelve con la gorra de capitán, haciéndolo en esta ocasión desde el despacho principal de la Presidencia Municipal de Saltillo.

El Ing. Fraustro llegará a su nueva trinchera después de su triunfo electoral, pero también cargado de expectativas entre los habitantes de la ciudad que lo consideraron mejor que Armando Guadiana y mejor que Teresa Romo para conducir el rumbo del municipio, con base en toda su trayectoria a través de la administración pública.

En esta nueva encomienda, el alcalde aelecto habrá de mostrar sus mejores cartas para enfrentarse con los límites que se habrán de presentar, porque en México no existe una distribución proporcional de los ingresos de la federación para los estados y menos para los municipios.

Por otro lado, aparecerán imposiciones y decisiones desde la oficina del gobernador que seguramente serán consensuadas y positivas para la ciudad; pero las que se generen desde la federación habrá que acatarlas de manera institucional, a pesar de que podrían no ir dentro de los planes del alcalde, lo cual no será problema para el Ing. Fraustro, ya que se ha caracterizado por ser un personaje cauto que prefiere no entrar en conflictos.

El relevo administrativo tampoco debe ser un obstáculo para la administración entrante, ya que se espera que arriben recursos humanos calificados y competentes, los cuales, a pesar del reemplazo de la administración municipal deberán ser designados por su experiencia y adaptabilidad para mantener sin alarmas los servicios y el desarrollo del municipio.

La actividad económica del municipio depende de los proyectos estatales y seguramente así seguirá; para recibir nuevas inversiones Saltillo debe ser capaz de cumplir un número creciente de acciones para mantener el desarrollo, pero que no se generen desigualdades de desarrollo entre los espacios y colonias de la capital. Generalmente las zonas de desarrollo de la ciudad logran importantes crecimientos en, equipamientos, servicios, infraestructura, mano de obra y mayor inversión, pero se espera que en la siguiente administración las diferencias vayan decreciendo en todos los sectores.

Así, el primer año de Chema Fraustro deberá pasar sin sobresaltos; sin elecciones en medio, en compañía de un gobernador afín al alcalde electo, con un equipo fuerte y experimentado la capital iniciará su camino para convertirse en la mejor capital de acuerdo con lo prometido durante la época electoral y que es lo que la gente espera del siguiente gobierno local. E4