Justicia laboral

El neoliberalismo se instauró en la década de los ochenta con los gobiernos priistas, entonces todavía hegemónicos. En el ámbito laboral la doctrina de ese régimen era, disminuir los derechos laborales para asegurar las ganancias empresariales; desde hace 40 años se presentó una caída acelerada de los salarios y de su poder adquisitivo, esa política pública no entraba en deliberación o debate, simplemente se explicaba que para lograr el crecimiento económico era necesario mantener los salarios bajos y así evitar el aumento de la inflación, no generar desempleo y mantener las inversiones extranjeras, pero en el sexenio de López Portillo y De la Madrid la inflación subió a un promedio de 100% cada año, el empleo informal creció a 20% entre 1983-1985, y se alcanzó el 3,100% de devaluación del peso.

Durante los 40 años de neoliberalismo el salario llegó a perder más del 70% de su poder adquisitivo, el salario mínimo de 87 pesos diarios, poco más de 3 mil pesos al mes, no alcanzaba para cubrir el costo de la canasta básica para la sobrevivencia del trabajador y por otro lado estaban las personas que ganaban o ganan 350 mil pesos o más mensuales, por ello la brecha de la desigualdad es inmensa.

Un ángulo más que muestra la importancia del salario es que en estos 20 años en los que la delincuencia organizada apareció en todas las áreas, invitando a los jóvenes a conseguir dinero fácil, ellos se involucraron llevando a amplias zonas al conflicto armado.

La 4T está impulsando un cambio en la política laboral con el cual se propone dignificar el salario, para ello en 2019 se dio un aumento salarial de 16 % a nivel general y de 100% en la zona fronteriza con los Estados Unidos, este 2020 el aumento fue de 20% y se espera que el año próximo el incremento llegue a 15%, es lo que se está negociando y aplicará a partir del 1 de enero del 2021 para llegar a un piso mínimo de bienestar, es una lucha contra la desigualdad mediante el fortalecimiento del mercado interno, la capacidad de consumo, el crecimiento de la economía desde abajo y algo destacado es que los incrementos al salario han sido muy importantes frente a la pandemia.

La mejora salarial refleja el respeto a los derechos laborales, el que viene acompañado de una política de negociación del salario mínimo y del salario contractual, buscando un equilibrio.

En este país se ha pregonado que al llegar el PAN al gobierno en el 2000-2006 y el PRI en 2012 se alcanzó la normalidad democrática, mas eso se construyó, sobre la miseria del ingreso y lo más golpeado ha sido el salario y las condiciones precarias de trabajo, eso no cambió, al contrario se reforzó con prácticas como el outsourcing o subcontratación.

La Reforma Laboral, aprobada el 1° de mayo de 2019 va en contra de los contratos de protección, los que ascienden a medio millón en México y son una fachada, se firman, entre representantes sindicales y empresarios para revisar las condiciones de trabajo, pero no son un instrumento real de negociación, se imponen a los trabajadores que están totalmente fuera de toda intervención y defensa de sus intereses.

La actual Reforma, exige a las organizaciones sindicales que los dirigentes sean electos mediante el voto libre, directo y secreto, lo cual va contra las formas actuales en las que los líderes se eligen a mano alzada, las cúpulas charras presentan a los dirigentes y los trabajadores sólo acatan; pero ahora pueden participar y decidir con la herramienta del voto libre y secreto, para ello los contratos colectivos pasan por un proceso de revisión y consulta a todos los sindicalizados quienes tienen derecho a recibir de manera física el contrato y así se recupera el poder de decisión de los sindicalizados —que son quienes dan la legitimidad contractual, esto era inexistente, pero ya comenzó, aunque la pandemia detuvo el avance—.

Este es uno de los grandes cambios de la 4T; en lo que se refiere al outsourcing que ha sido una herramienta abusiva para evadir las responsabilidades laborales; el mecanismo funciona mediante grandes despachos que manejan las nóminas de empresas para proveerles personal, esa figura creció aceleradamente en el país, eximiendo a las empresas de cualquier responsabilidad laboral, es una práctica que perjudica a los trabajadores, pero también se evaden impuestos hay defraudación fiscal, lo cual daña a la hacienda pública y se pega duro a las instituciones de seguridad social, así es la evasión de responsabilidades empresariales y la defraudación fiscal, lo cual daña a las empresas que sí cumplen con la ley.

Como puede verse este es un tema complejo, que atañe a nuestra la vida cotidiana, a los que vivimos del trabajo diario, algo que no podemos dejar de lado y sobre el que seguiremos informando.

Un hecho extraño

En los diarios europeos se publicó una noticia insólita, rara, el hecho se refiere a una crisis producida por un hermoso animalito, el visón, el que aparentemente, al contraer el virus del COVID-19, éste muta en otros tipos de virus también mortales, hecho que ha obligado al gobierno socialdemócrata de Dinamarca a decretar el sacrificio de al menos 17 millones de visones lo que ha indignado a la población.

Lo criaderos de estos animales son numerosos entre los daneses, ya que sus pieles son codiciadas para la fabricación de prendas de vestir que están en auge, a pesar de que han surgido organizaciones sociales contra la violencia hacia los animales que exigen que se detenga esa industria que produce chaquetas, gorras, abrigos, zapatos, bolsos estolas, entre otras prendas.

Dinamarca no es la única, en los Países Bajos y España también existen criaderos de visones y se han propagado los contagios del nuevo virus causando la muerte de más de 200 personas.

No son sólo los visones, la organización protectora de animales estima que también son criados conejos, zorros, mapaches y otras especies cuyas pieles son codiciadas y pueden llegar hasta 95 millones de presas, esto sucede en Europa sobre todo en los países escandinavos, esa parte del planeta que presume de ser la más «civilizada».

Los protectores de animales aducen que es urgente poner fin a la industria de pieles, porque los peleteros mantienen a sus presas, amontonados en jaulas, están condenados a la inmovilidad. Vegetan y desarrollan desórdenes de comportamiento que pueden incluso llevar a la automutilación o al canibalismo. Aunque hay que aclarar que en varios países europeos se han prohibido las granjas para la producción de pieles, es el caso de Austria, Eslovenia, Gran Bretaña, Croacia, Bosnia y Herzegovina, Alemania y Suiza, han promulgado duras reglamentaciones que hacen que la cría de visones, zorros o mapaches sea económicamente inviable.

China es el país más importante del mundo en cuanto a criaderos de animales, los mantiene en condiciones deplorables y no existe ahí ninguna norma que los proteja.

Los industriales peleteros se defienden con el argumento de que las pieles son un material de alta sustentabilidad, es duradera y biodegradable y contra ese argumento los protectores de animales sostienen que la sustentabilidad es gracias a los dañinos tratamientos químicos a las que son sometidas.

Se visualizan los argumentos encontrados de los peleteros y los protectores de animales, no obstante, las pieles de serpientes, de cocodrilos y lagartos siguen cotizándose muy alto en el mercado, a pesar del daño que provoca su posible desaparición, ya que cumplen un papel importante en la naturaleza, contribuyen a la biodiversidad y al equilibrio de los ecosistemas.

Es importante señalar que el virus mutante del coronavirus lo llaman Cluster 5 y ha causado alarma entre la población danesa porque tiene potencial, hay 13 casos de contagiados por ese virus por lo que las autoridades están actuando con celeridad para que la población contagiada no aumente.

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), desde abril de 2020, cuando se informó de la primera infección por SARS-CoV-2 en los Países Bajos en un visón y posteriormente en un trabajador agrícola de visones, ha establecido que puede producirse la transmisión de humano a visón y de visón a humano. Desde entonces, se han notificado infecciones en visones en Dinamarca, Italia, España, Suecia y Estados Unidos, sostiene el Centro de Previsión.

El ECDC aduce que la cantidad de infecciones que pueden ocurrir en una granja de pieles implican que, «el virus puede acumular mutaciones más rápidamente en los visones». Estos hechos nos colocan frente a problemas y situaciones imprevistas que el coronavirus puede provocar, las autoridades de salud deben estar alertas.

Licenciada en sociología por la UANE, Saltillo. Ha cursado estudios de Maestría en sociología, con especialidad en ciencia política, UNAM. Posee varios diplomados, entre los que destacan Análisis Político, en la UIA; El debate nacional, en UANL; Formación de educadores para la democracia, en el IFE; Psicología de género y procuración de justicia. Colabora en Espacio 4, Vanguardia y en otros medios de comunicación.