La importancia de saber escoger al próximo alcalde de Saltillo

Surge una disyuntiva, una trifurcación en la que se encuentra el Partido Revolucionario Institucional (PRI) para poder analizar la candidatura a la Presidencia Municipal de Saltillo, una vez que el Tribunal Electoral del estado de Coahuila de Zaragoza (TECZ) defina legalmente si el actual alcalde puede reelegirse por un periodo más, o de lo contrario pronunciarse por un candidato que pueda hacer frente a la contienda que se llevará a cabo en junio de 2021.

Los rumores que en medio de un vaivén cuyo movimiento alternativo anuncian por quién se inclinaría la balanza para jugar la candidatura el próximo año aparecen cotidianamente, nada más que una vez que se decida si puede haber reelección, en cuyo caso el actual alcalde podría optar por seguir, y continuar de manera que dé el paso de la muerte y embonar con los tiempos para definir si peleará por la gubernatura.

Hay otro prospecto que lo han subido al carrusel, él es Fernando de las Fuentes quién ya ocupó la silla principal de la Presidencia de Saltillo y que después lo seleccionaron para ocupar la Presidencia del Congreso del Estado con el fin de salvar mediante documentos apócrifos, la autorización de créditos solicitados por el Gobierno del Estado, cuyos recursos fueron utilizados para destinos que no precisamente eran obras de infraestructura o pago de deuda. El manejo de ese poder lo llevó en forma por demás frívola y demagoga como lo hizo en la comuna.

Su inclusión en la lista de posibles candidatos por la alcaldía nuevamente, es una falta de respeto para la ciudadanía, pues no es posible que nos represente alguien que ya pasó por ese lugar con no muy buenas calificaciones, habiendo otros perfiles, pues recordemos que la Auditoría Superior del Estado destacó observaciones que pusieron en duda la claridad en los números.

También se habla de Jericó Abramo, expresidente municipal que luchó contra la adversidad que provenía de políticos con influencias pero que trabajó obteniendo, aunque les duela a algunos, activos que ya quisieran otros.

Existe otro político que se ha mencionado, José María Fraustro, secretario de Gobierno que pudiera acceder al mando en la alcaldía de la capital coahuilense, pues su experiencia y capacidad demostrada sería una garantía de que caminará con facilidad por la vía que ha ido recorriendo el actual presidente municipal e incluso con un valor agregado.

Esperemos pues que el Tribunal Electoral de Coahuila defina si la reelección procede, o que para la contienda electoral acepte otros candidatos distintos a los actuales y a los mencionados los deje en libertad de ir a buscar otros refugios que les proporcione influencias para transitar por vías que sirvan de apoyo a su partido político y, sobre todo, a los ciudadanos que confíen en ellos.

Hasta el momento solo han salido a la palestra esos miembros del PRI quienes esperan en palco proscenio la señal del arranque de parte de los que tienen la facultad de regular las diferencias electorales que existan en las jornadas donde se eligen a las autoridades que dirigen las acciones del gobierno.

Una vez que se pronuncie el Tribunal Electoral en un sentido u otro, esperemos que su resultado conduzca a los partidos políticos tener la inteligencia de escoger a los candidatos que realmente sean persona que luchen por sus ciudadanos.

Ya es tiempo que los políticos dejen de pensar en ellos y finquen su trayectoria en acciones que favorezcan a la ciudadanía, dejando atrás las actitudes que tomaban los políticos antiguos que entraban a batallas que solo les beneficiaba a ellos.

Estos puestos públicos que ahora se discuten tienen en su sustancia el compromiso de velar por las causas que benefician a una ciudadanía que confió en ellos, no los defrauden ya que los coahuilenses no queremos que nos dirijan elementos que sean elegidos como antiguamente se elegían, en el sentido de que los ponían en puestos importante solo porque eran familiares o recomendados, aunque fueran personas incapaces para dirigir una ciudad. Sépase pues elegir a quien dirigirá a nuestra ciudad, el que tendrá que hacer sinergia con todas las fuerzas de la ciudad que lleve por caminos de progreso. Se lo digo en serio.

Autor invitado.