Respeto al pueblo

Es imposible ignorar la confrontación que algunos dueños de periódicos sostienen contra el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, utilizando a los periodistas y los periódicos de circulación nacional que editan para trastocar la verdad. Durante los dos años que tiene este gobierno, algunos medios se han dedicado a desorientar, mentir y predisponer a los lectores utilizando la libertad de prensa que gozan ahora.

La prensa que ataca al presidente es aquella que recibía cientos de millones de pesos de los gobiernos anteriores por vía de «publicidad», «notas pagadas», «servicios de información» y todos aquellos nombres que se habían inventado para encubrir la corrupción que existía entre prensa y acciones de gobierno. Había un pacto no escrito entre los funcionarios, los dueños de los medios y los periodistas para mentirle a los lectores, para olvidar la objetividad, transcribir una realidad a gusto del gobernante y fabricar una imagen idílica de los funcionarios.

La única oradora en el acto solemne para recordar el asesinato del presidente Francisco I. Madero fue la doctora Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente, quien leyó algunos fragmentos del libro del historiador don Federico González Garza, publicado en 1936, donde se refiere al triste y vergonzoso papel que jugó la prensa de principios de siglo XX, desde la caída del porfirismo hasta el asesinato del apóstol de la libertad. González Garza, en su texto, afirma que Madero no tuvo enemigo más cruel, más despiadado, más perverso, más vil, más infame que el grupo de periodistas que antes había sido admirador y miserable lacayo de la dictadura. Los periodistas de esa época, leyó la señora Gutiérrez Müller, fueron débiles cobardes y serviles con quienes los humillaba, se tornaron altaneros e insolentes con quien les respetaba su vida y los dignificaba. En el discurso destacó que el régimen de Porfirio gastaba la suma anual de 101 mil 820 mil pesos para corromper a una prensa servil y que Francisco I. Madero suspendió esa erogación.

En la mañanera del 26 de febrero el presidente manifestó: «Hago un llamado a los dueños de los medios de información, a los dueños de las televisoras, con todo respeto, para que se ponga por delante la ética y no se engañe, no se manipule, no se tergiverse la realidad y que se le tenga respeto al pueblo».

El presidente Andrés Manuel López Obrador hizo esta solicitud al pronunciarse por la consolidación de la prensa alternativa y subrayar la importancia de que los medios de comunicación se mantengan distantes de los poderes económico y político:

«Que no trafiquen con la libertad de expresión, porque no la ejercen para causas justas, utilizan la libertad de expresión como mecanismos para mantener privilegios».

Antes había señalado la distorsión de las noticias por un grupo de periodistas defensores del neoliberalismo, que ahora orienta sus columnas a deformar la realidad. El presidente señaló la necesidad de una prensa ética que informe con honestidad y objetividad a la nación. Esperamos que así sea.

Autor invitado.