2021, sorpresas electorales

Frente a los procesos electorales efectuados en algunas de las entidades de la federación en las que se registraron hechos violentos por la intervención de la delincuencia organizada, como en Oaxaca, en donde hubo dos personas muertas y dos más heridas en la elección en Santiago Laollaga, en la región del Istmo de Tehuantepec; en el mismo estado, hacia las 15 horas, individuos armados ingresaron al balneario natural de esta localidad y destruyeron las mesas receptoras del voto mientras que otros se robaban las urnas completas; con pistola en mano amenazaron a la concurrencia; hechos igualmente violentos se presentaron en Tijuana, Guanajuato, Jalisco y Puebla.

Para fortuna nuestra, en Coahuila las elecciones del domingo pasado fueron pacíficas, no se reportó violencia física, salvo la que ya conocemos, la violencia institucional soterrada, la que ejercen las gestoras sociales o lideresas durante las campañas y el día de la elección, con despensas, tinacos, acarreos masivos, pagos por el voto, almuerzos y otros.

Las sorpresas gratas que resultaron de estos comicios son que, ahora el país contará con seis mujeres que podrían quedar como gobernadoras en varios de los estados; por los resultados preliminares gobernarían mujeres en Chihuahua (PAN), María Eugenia Campos, en Baja California (Morena), María del Pilar Ávila; en Guerrero, Evelyn Salgado (Morena); Lorena Cuéllar en Tlaxcala (Morena) y aunque la contienda está muy cerrada, los resultados finales también podrían dar el triunfo a Layda Sansores (Morena), en Campeche. Indira Vizcaíno (Morena) aparece como virtual ganadora en Colima.

Estos resultados son una verdadera novedad para avanzar en la paridad de género, cabe agregar a las que ahora ejercen como mandatarias Claudia Sheinbaum, en la Ciudad de México y de Claudia Pavlovich, en Sonora, con ellas podrían llegar a ocho en las entidades federativas, aunque la de Sonora ya termina.

En las elecciones municipales de Coahuila el número de presidentas municipales electas disminuyó, en la elección de 2017 fueron elegidas 14 mujeres, en la reciente disminuyeron a 11, a pesar de que participaron más de 3 mil como candidatas a algún cargo de elección de manera que es importante difundir y practicar, «La Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres», en la cual, los principios rectores, son: la igualdad, la no discriminación, la equidad y todos aquellos contenidos en nuestra Constitución.

Importa destacar que, aunque en la reciente elección la participación ciudadana en esta entidad fue de 57.66% de la lista nominal, ésta disminuyó con respecto a la elección de 2018. Un abstencionismo de más el 40% sigue siendo muy alto, ahí la labor de los partidos políticos es fundamental, pero es fallida, ya que reciben recursos económicos para la promoción de la cultura política-electoral, pero no los aplican, se puede decir que ese fomento se limita a los procesos electorales, ya que por lo regular la desviación de recursos es lo normal, los líderes evaden su aplicación legal, lo cual repercute en la pérdida de confianza de los ciudadanos en esos institutos, que cada vez desconfían más de ellos y los ven disfuncionales.

Durante varios meses se destacó la importancia de la elección del pasado domingo, por varias razones una de ellas fue la cantidad de puestos públicos que estuvieron en juego, 15 gubernaturas de las cuales hasta ayer 11 de ellas serían para Morena. Es un territorio inmenso con alto número de ciudadanos, a pesar de que se reitera con pasión que Morena perdió, en realidad arrolló en cuanto al triunfo por las gubernaturas.

El gran perdedor fue el PRI ya que perdió ocho de los Estados en disputa que antes gobernaba. Tenía 12 gobernadores, era el partido con el mayor número de mandatarios estatales, ahora se quedará sólo con cuatro en el país. El PAN queda con sólo dos gubernaturas, perdió dos, pero ganó en cuanto al número de diputados, tendrá 111, cuando en 2018 alcanzó 81 (INE).

Los resultados definitivos aún no se publican al enviar este texto a la redacción de Espacio 4, pero los datos preliminares reflejan ya el panorama político que tendrá el país para los próximos tres años y no son negativos para el ejercicio del presidente Andrés Manuel López Obrador y la 4T.

Las deudas, la corrupción, las exigencias

Los dirigentes del SNTE de la Sección 38 y el gobierno del Estado, además de las autoridades de la UAdeC y las de la UAAAN han hecho una mancuerna perfecta para seguir golpeando y castigando impunemente a los trabajadores de la educación, jubilados y activos de esos sindicatos de las universidades mencionadas, los que están en plantón permanente de protesta, a ellos se han sumado los trabajadores docentes de Monclova, Frontera de Torreón y municipios de La Laguna. Después de más de cuatro semanas en plantón, tomaron por varias horas el palacio de gobierno para ser atendidos y escuchados por el gobernador Miguel Ángel N, quien «concedió» recibirlos para realizar una mesa técnica en la que se abordarían los temas de: Atención médica integral, completa y de calidad. Pago del adeudo millonario del gobierno del Estado y las universidades a la Dirección de Pensiones de los Trabajadores de la Educación (Dipetre) y al Servicio Médico. Pago de los adeudos de seguro y retiro a pensionados. Auditorías a las cuentas individuales, FOVI, Fondo de Ahorro, Talleres Gráficos, salones y centros recreativos. Denuncias penales por delitos en contra de las instituciones de Seguridad social y reparación de los daños.

La ofensa imperdonable a los integrantes del plantón fue que el día 26 de mayo Riquelme entregó la Presea al Mérito Magisterial, aunque se vio obligado a responder a los protestantes aceptando celebrar la mesa técnica el 31 de mayo a las siete de la mañana, según reza el oficio firmado por el subsecretario Alberto Aguirre Villarreal.

La corrupción y la impunidad consentida a las instituciones que comandan los directivos de la Sección 38 no tiene parangón, tampoco tiene medida la zozobra de los enfermos que no encuentran atención a sus padecimientos, la exigencia de auditorías externas es más que plausible y las sanciones a los corruptos son incuestionables, pero lejos de cumplir con la obligación de garantizar los derechos humanos y ofrecer protección y seguridad a la vida y a la integridad ciudadana, cuidar y aplicar los recursos públicos con transparencia, el gobernador ha evadido su responsabilidad. No se aboca a resolver el problema, más bien lo profundiza y así, precipita una crisis tras otra, dejando ver los filos de un colapso y su profundo desprecio hacia los ciudadanos.

El gobierno de Coahuila debe al fondo de pensiones 2 mil 909 millones de pesos en aportaciones; la rectoría de la UAdeC, 415 millones; y la de la UAAAN, 258 millones, además, el Foviste y Servicio Médico adeudan casi 53 millones, y por si algo faltara, desde 2015 la Auditoría Superior del Estado denunció desvíos y fraudes por más de mil 300 millones de pesos, y uno se pregunta, ¿la Auditoría es un adorno?

Vale recordar, que el 25 de mayo se cumplió un año de que la SCJN resolvió a favor de los pensionados y jubilados de las instituciones Sección 38, UAdeC y UAAAN, la acción de inconstitucionalidad de los copagos, planes de protección y créditos, se pudo, la justicia ganó y en esta nueva lucha también se vencerá a la corrupción y a la impunidad tanto del gobierno, como la de sus cómplices rancios y añejos, los líderes de la Sección 38. El actual gobierno de Coahuila y sus antecesores han dado motivos más que irrefutables y fidedignos para que la ciudadanía cuestione a los que se han convertido en los jefes de la cueva de Alí Babá, que se le saben muy bien al: «Ábrete Sésamo».

Estimada lectora, lector, sepa usted que el gobernador Riquelme volvió a quedar mal con los trabajadores de la educación que protestan en el 2º plantón en reclamo de sus derechos, el mandatario, habiéndose comprometido a recibirlos el lunes 31 de mayo para negociar en una mesa técnica, suspendió el compromiso, esto lo retrata de cuerpo entero, no tiene palabra ¿Oh acaso no le dio permiso su jefe Rubén N? Lo cierto es que se pintó como el gran actor del guiñol.

Licenciada en sociología por la UANE, Saltillo. Ha cursado estudios de Maestría en sociología, con especialidad en ciencia política, UNAM. Posee varios diplomados, entre los que destacan Análisis Político, en la UIA; El debate nacional, en UANL; Formación de educadores para la democracia, en el IFE; Psicología de género y procuración de justicia. Colabora en Espacio 4, Vanguardia y en otros medios de comunicación.