6J: Soplan vientos de alternancia en alcaldías de Saltillo y Torreón

El 6 de junio el color guindo podría teñir buena parte de los municipios del estado si el hastío social a causa del «moreirazo» se refleja en las urnas. Los resultados de las elecciones intermedias servirán de termómetro con vistas a la próxima gubernatura en 2023

Votaciones con marcado olor a referéndum

El domingo 4 de abril, el Instituto Nacional Electoral (INE) bajó el banderín para dar inicio a las campañas que se extenderán hasta el 2 de junio y tendrán como colofón las votaciones del 6 de junio. En Coahuila se encuentran en juego los 38 ayuntamientos y 7 distritos electorales federales. El foco de atención se concentra en Saltillo, donde el candidato por Morena, Armando Guadiana Tijerina, intentará sumar la capital del estado al movimiento expansivo que el partido liderado por el presidente Andrés Manuel López Obrador lleva a cabo a lo largo y ancho del país.

De lograrlo, la ciudad cabecera de Coahuila sumaría tres presidentes municipales de distintas facciones, luego de los recientes comicios. Isidro López Villarreal, del PAN (2014-2017); Manolo Jiménez Salinas, del PRI (2018-2021) y Armando Guadiana Tijerina, de Morena, a partir del año próximo. El cambio de estafeta significaría un duro golpe para el PRI que vería perder la joya de la corona en un estado cuyos gobernadores no han representado otro partido diferente al tricolor.

«Vamos a ganar para darle a Saltillo un gobierno ciudadano, responsable y honesto, nuestra ciudad capital tendrá una verdadera seguridad y le daremos a todos los saltillenses progreso y desarrollo».

Armando Guadiana, candidato de Morena a la alcaldía de Saltillo

Una encuesta publicada por El Financiero, el 18 de marzo, le otorga al senador con licencia 34% en las preferencias, seguido por José María Fraustro, del PRI-PRD con 23%. Ningún otro contendiente alcanzaba entonces ni el 10%. Guadiana tiene a su favor el impulso de Morena, gracias a la figura de su máximo líder, AMLO —quien coincidentemente acaba de visitar Torreón, San Pedro y Cuatro Ciénegas — y no pierde oportunidad para aprovechar esa ventaja simbólica. En su primera aparición como candidato oficial, en la Plaza de Armas, se le vio acompañado por el delegado de Morena en Coahuila, Tanech Sánchez Ángeles. Allí anunció su intención de imponer un gobierno «libre de corrupción» y preocupado por el bienestar de sus ciudadanos. «Vamos a ganar para darle a Saltillo un gobierno ciudadano, responsable y honesto, nuestra ciudad capital tendrá una verdadera seguridad y le daremos a todos los saltillenses progreso y desarrollo» (Excélsior, 04.04.21).

Entre sus propuestas destacan la creación de un tren metropolitano en la Región Sureste, mejorar el transporte público y otorgar mayor apoyo y divulgación a las manifestaciones artísticas y culturales.

Por su parte, el candidato de la coalición conformada por PRI y PRD —continuador de la línea partidista en la actual administración capitalina— José María Fraustro Siller, utilizó la explanada del edificio del comité municipal del tricolor para asegurar que convertirá a Saltillo en «la mejor capital de México». Asimismo, reivindicó que utilizará los 60 días de los que dispone oficialmente para hacer campaña en el afán de visitar cada rincón de la ciudad y compartir sus propuestas directamente con los electores.

«Nosotros seguiremos trabajando en los programas exitosos para mantener a la capital de Coahuila como una de las mejores ciudades de México para vivir, juntos lo vamos a lograr».

José María Fraustro Siller, candidato del PRI a la alcaldía de Saltillo

«Hay que decirlo, en las administraciones de Miguel Riquelme y Manolo Jiménez, se han hecho muchas acciones responsables en beneficio de Saltillo. Nosotros seguiremos trabajando en los programas exitosos para mantener a la capital de Coahuila como una de las mejores ciudades de México para vivir, juntos lo vamos a lograr», advirtió (El Heraldo de Saltillo, 04.04.21).

Chema Fraustro planea incrementar el número de cámaras urbanas, establecer nuevos botones de alerta y capacitar mejor a los elementos policiacos. También busca lograr la reactivación económica —en picado a causa de la pandemia— y establecer la política de cero tolerancia a la violencia contra las mujeres. Para los sectores de la periferia instalará pozos de agua y a los ejidos les proporcionará paneles solares.

PAN cede en Torreón

Acción Nacional, la fuerza política con segunda mayor representación en el estado, se las verá difícil para mantenerse en Torreón. La renuncia de su líder municipal, José Ignacio García Castillo, poco antes de iniciar la campaña electoral, pone en entredicho la unidad del partido. Además, una encuesta elaborada por Mitofsky, a finales de marzo, presenta a Román Cepeda, por la coalición PRI-PRD liderando la intención de voto con 38.2% para elegir al próximo presidente municipal de ese municipio. En segundo puesto se ubica Luis Fernando Salazar, por Morena-PT-UDC, con 25.7%, y en tercer lugar marcha Marcelo Torres Cofiño, representante del albiazul, con 20.6% (consulta.mx, 25.03.21).

Cepeda toma como base el aumento de asaltos y robos a viviendas en Torreón para promover «en el tema de la seguridad, una corporación policiaca mucho mejor capacitada, preparada y bien equipada. Que tenga excelente coordinación con todas las corporaciones y agrupaciones de los diferentes órdenes de gobierno» (Milenio, 05.04.21). Además, incorpora propuestas en otros tres ejes: bienestar para todos, competitividad y fortaleza económica, y gobierno participativo e incluyente.

Torres, en cambio, asegura que pondrá a la metrópoli lagunera en un siguiente nivel y para ello involucra en su proyecto de gobierno a todos los sectores de la sociedad. El primer día de campaña el panista exhortó a los torreonenses a vencer el abstencionismo, principal enemigo de la democracia. Se mostró anímicamente feliz y motivado junto a su equipo e insistió en la necesidad de desarrollar un plan inclusivo. «En este proyecto cabemos todos y es de toda la ciudadanía y son las demandas, propuestas y el compromiso que hemos recogido».

Candidaturas en jaque

El mismo 4 de abril, cuando apenas iniciaba oficialmente la campaña electoral, el consejo general del INE determinó improcedente 10 candidaturas de diputaciones federales por haberse registrado el aspirante en más de un partido o coalición al mismo tiempo, por no separarse con la anticipación reglamentada de algún cargo de representación pública o por incumplimientos de fiscalización en la antesala de las campañas. Entre los candidatos afectados estuvo Evaristo Lenin Pérez Rivera, que busca una diputación federal por el distrito 01 de Piedras Negras, bajo la coalición Juntos Hacemos Historia.

Pérez Rivera ya había participado en el proceso electoral de 2018 como abanderado de la coalición México al Frente, integrada por el Partido Acción Nacional, el Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano. A criterio de los consejeros del INE, el diputado nunca presentó documento alguno que acredite haber renunciado a la militancia de esas facciones políticas antes de postularse bajo las siglas del PT y Morena.

De inmediato, Pérez hizo uso de las redes sociales para dejar en claro su descontento. «El INE atropelló mis derechos políticos, negándome la oportunidad de participar como candidato del PT y Morena a diputado federal por el primer distrito. ¡No nos vamos a dejar! Ganaremos en los tribunales y pronto nos veremos en campaña».

Algo similar le había sucedido el 26 de marzo al candidato morenista por la alcaldía de Torreón, Luis Fernando Salazar, a quien a duras penas el Instituto Electoral de Coahuila (IEC) le hizo entrega de su constancia oficial de acreditación, luego que el INE declarara improcedente su candidatura por no reportar la totalidad de sus gastos de precampaña a causa de un video promocional que no fue registrado.

Salazar argumentó en su defensa que se trataba de una amonestación demasiado severa y que, a cambio, el órgano electoral nacional podría haberle impuesto una multa. «Mi gasto fue un video que no tuvo inversión mayor a los 5 mil pesos», explicó.

Aun así, el aval de su candidatura pende de un hilo porque si el IEC lo registró oficialmente se debe, en buena medida, a que no ha sido notificado oficialmente por parte del INE sobre la negativa inicial.

Cambios de color

La fuerza de Morena a nivel nacional no debe pasar inadvertida en Coahuila, donde hoy domina apenas en cuatro municipios: Francisco I. Madero, Matamoros, Parras de La Fuente y Piedras Negras. Sin embargo, en un estado donde la sociedad se muestra harta del manejo que sus gobernantes han hecho de los recursos públicos y que el «moreirazo» terminó por hundir en una deuda que lejos de menguar, asciende cada año por concepto de intereses, es probable que después del 6 de junio el color guindo tiña buena parte del estado. La captación de candidatos con experiencia procedentes de otros partidos, de la mano con el apoyo que siempre —a veces de manera más evidente que otras— recibirá de la federación y el ejemplo impuesto por su máximo líder, López Obrador, quien a pesar de recibir denuncias por autoritarismo y cometer deslices mantiene buenos índices de aceptación por su gobierno, deberá generar réditos en materia electoral.

Igual de interesante será comprobar en qué situación quedarán PRI y PAN al término de estas elecciones. El primero llega a las urnas magullado por la aplastante derrota que sufrió en 2018 a nivel nacional y, en el plano local, no se desprende aún de la imagen de corrupción generada por el tándem Moreira. El segundo no ha logrado asumir a plenitud su rol opositor, muestra fisuras en el orden interno y se preocupa por emitir señales de vida únicamente cuando se alistan las boletas. En conjunto, PRI y PAN no solo representan las facciones políticas con más municipios bajo su dominio —19 y 9 respectivamente— sino que rigen las dos ciudades con mayor número de habitantes: Saltillo y Torreón. Si Morena le arrebata ambas metrópolis y se impone en una cantidad importante de municipios, la mesa estará servida para que en 2023 tenga lugar la primera alternancia de gobierno en Coahuila. E4

¿Qué se elegirá en Coahuila el 6 de junio?

En Coahuila

  • 38 Ayuntamientos
  • 7 Diputados federales

En México

  • 15 gubernaturas
  • 1,063 diputados locales
  • 1,926 presidentes municipales
  • 2,122 síndicos
  • 15,311 regidores
  • 300 diputados federales por mayoría relativa
  • 200 por representación proporcional
  • 1 senaduría (elección extraordinaria en Nayarit)

Fuente: INE


Votaciones con marcado olor a referéndum

Las elecciones del 6 de junio serán sui géneris no solo por considerarse las más grandes de la historia de México sino por la presencia latente de la pandemia causada por la COVID-19, cuyos efectos mortales siguen causando estragos en territorio nacional, y su innegable aroma a referéndum que podría terminar de definir si la sociedad está de acuerdo con la Cuarta Transformación enarbolada por el presidente Andrés Manuel López Obrador y Morena, o respalda a sus opositores, prácticamente la totalidad del resto de los partidos.

Factor COVID

Con más de 209 mil muertes registradas, la pandemia por coronavirus no ha cesado en el país y el relajamiento que origina la aplicación progresiva de vacunas puede resultar contraproducente a la larga. El gobierno insiste en mantener y hacer respetar las medidas sanitarias adecuadas, evitando aglomeraciones y no pasar por alto el distanciamiento social, pero al mismo tiempo está consciente de la necesidad de evitar los altos índices de abstencionismo que suelen caracterizar a las elecciones intermedias. En un escenario tan confuso y contradictorio la persuasión política puede vencer las advertencias médicas.

Para evitar contagios el Instituto Nacional Electoral (INE) ha destinado 350 millones de pesos en recursos e implementación de protocolos de protección sanitaria en las 162 mil casillas que se instalarán durante los comicios.

Sin embargo, el manejo de la pandemia ha reportado beneficios políticos. Al menos a Morena que vio mejorar sustancialmente la intención de voto a su favor luego que comenzara a implementarse el sistema de vacunación nacional. Una encuesta publicada por El Financiero, el 3 de marzo, advierte un aumento de 38% a 44% en este rubro. El período de ascenso coincide con la puesta en marcha de la aplicación de vacunas y no es de extrañar que, en rango de edad, sea en la población mayor a 50 años donde Morena encuentra su más sólido respaldo.

Forcejeos y acusaciones

A medida que se acerca la fecha de las elecciones, las tensiones entre el gobierno federal y el INE continúan tensándose. A partir de quejas promovidas por el PRD, el organismo electoral determinó el 15 de enero —con nueve votos a favor y dos en contra— establecer límites a los temas que el presidente Obrador puede tocar en sus conferencias matutinas. El partido del sol azteca se quejó del discurso proselitista que el Ejecutivo empleaba durante sus conocidas mañaneras y exigió piso parejo para todos los contendientes en el proceso. En aras de justificar su decisión, el INE adujo proteger los artículos 41 y 134 constitucionales, que rigen los procesos electorales y con ello impedir que el poder público se use en favor o en contra de cualquier partido o candidato.

Posteriormente, el 25 de marzo, el Consejo General del órgano autónomo decidió nombrar improcedente un total de 49 candidaturas a Morena e impuso multas a este organismo político por un valor total de 6 millones 714 mil 893.30 pesos, debido a irregularidades en los reportes de gastos de precampaña de sus militantes (El Universal, 26.03.21). La cancelación incluía 2 candidaturas a gobernador, 25 a diputados federales, 6 a diputados locales, 12 a presidentes municipales y 4 a alcaldías.

El presidente nunca ha ocultado su descontento con el organismo, al que considera en extremo oneroso, y ahora tampoco dudó en criticar su desempeño. «Es extraño porque antes no lo hacían, ahora están convertidos en el supremo poder conservador, ya deciden quién es candidato y quién no. Antes no era así, a lo mejor ya cambiaron las leyes, o antes no se aplicaban y ahora sí se aplican», se quejó durante una conferencia matutina (Expansión política, 26.03.21). E4

La Habana, 1975. Escritor, editor y periodista. Es autor de los libros El nieto del lobo, (Pen)últimas palabras, A escondidas de la memoria e Historias de la corte sana. Textos suyos han aparecido en diferentes medios de comunicación nacionales e internacionales. Actualmente es columnista de Espacio 4 y de la revista hispanoamericana de cultura Otrolunes.