A contrarreloj

A contrarreloj

¿Cómo rebatirle al destino tu descarada incursión? Si eres el fantasma de los amores subyugantes, vetados; un largo sorbo de café caliente, el corcho de una botella de sorpresas.

¿Una coincidencia universal? ¡Diablos! No lo sé. Es como tararear tu canción favorita y de pronto la escuchas en la radio. Es como tener ganas de gritar y de abrir los brazos y justo se desata un aguacero de aquellos. De volverse locos de libertad, saltar sobre los charcos y alzar la vista al cielo para ver cada gota de lluvia caernos encima.

Es una lucha contra el razonamiento lógico, porque han dicho que la fantasía no existe y mi corazón es una centrífuga de hadas luminosas, estrellas y microcosmos de colores. Es encontrar girasoles en medio de una tierra triste, que conmueve al cielo y le obsequia agua con moñitos brillosos.

Y es que mientras todos conocen las caricas de las manos, tú y yo descubrimos otro idioma, ese que nos habla quedito, despacio, casi en susurro. La brújula de tu cuerpo me lleva al sur, irremediable; travesía desconocida. Patria andina.

Qué tal si dejamos despiertos los sueños, mientras nuestras almas duermen con sus pestañas jugando a las miradas de amores que conspiran.

Aquí nadie gana, nadie pierde; es un juego interminable y cíclico, sin llegadas a meta o salidas en falso. Los momentos son sólo eso, momentos… El presente se vuelve pasado y futuro al mismo tiempo, porque no hay conjugaciones complicadas ni verbos innecesarios.

¡Al carajo con el mañana! Vivo como un maldito desahuciado; con las emociones dorándose en un sartén de aceite hirviendo, sin pensar cuánto tardan en tocar el suelo las burbujas de jabón, cuántos minutos son en 365 días o cuántos cabellos tienes. Me bastan tus ideales, tus ojos arcoíris, tu capacidad para duplicar sentimientos; tu boca tan dispuesta a la mía y tu silueta estrecha descansando sobre mi cuerpo, febril, ansioso. Me basta una hora o lo que lleve recorrerte; me bastas tú…

Monclova, Coahuila, 1973. Licenciada en Comunicación por la UAdeC. Desde 1996 ha trabajado como reportera en radio, prensa y el sector público. Premio Estatal de Periodismo en el 2000 y en 2005, además de Premio Estatal por Trayectoria Periodística de 25 años. Obtuvo Mención Especial en el «Primer Certamen Literario Internacional de la Fundación SOMOS» año 2015, de EE.UU. Sus fotografías han sido publicadas en medios locales, en el periódico español El País y en la revista Hispanic Culture Review. Colabora en Espacio 4 desde 2013.