A don Pancho le salió lo Villa

A sus 100 años y en medio de una tormenta, el obispo emérito Francisco Villalobos Padilla hizo lo que ni partidos, ni autoridades, ni diputados ni la sociedad han mostrado: solidaridad con los maestros y pensionados en plantón desde el 3 de mayo frente a Palacio de Gobierno. Las demandas del gremio, por justas, son irrenunciables: servicio médico de calidad, pago de adeudos del Gobierno y de las Universidades Autónomas de Coahuila y Agraria Antonio Narro a la Dirección de Pensiones de los Trabajadores de la Educación y restitución de los caudales timados a la Sección 38 del SNTE, que en conjunto rondan los tres mil millones de pesos, así como resolver las 16 denuncias penales presentadas por la Auditoría Superior del Estado ante la Fiscalía Anticorrupción, la cual, en utilidad, es el equivalente a la carabina de Ambrosio.

«Veo con mucho gusto cómo el sentido de responsabilidad y de solidaridad se ha desarrollado. Es una muestra de madurez humana, y qué bueno que reconociendo sus valores y defendiéndolos logremos tener una sociedad más justa, más humana y más participativa. Que Dios les bendiga y les ayude a salir adelante».

Francisco Villalobos, obispo emérito de Saltillo

La Coalición de Trabajadores de la Educación Pública (CTEP) acusa al «moreirato» de la ruina de los sistemas de salud y de pensiones, en particular a Carlos Moreira Valdés; y de la impunidad, a uno de sus peones: Homero Flores Mier… ¡encargado de combatir la corrupción! El conflicto tiende a escalar y, de posponerse por más tiempo la instalación de una mesa técnica entre las partes (Gobierno y Coalición), podría desbordar al estado. La marcha del 14 de junio en el Centro Histórico sumó al Movimiento Estudiantil Coahuilense, a colectivos de obreros, campesinos, colonos y al Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios.

La caminata, encabezada por el también obispo emérito Raúl Vera López, abrió con esta proclama: «No más violación a los derechos humanos, sociales y laborales. No más corrupción. No más impunidad». En el mitin frente a la sede del poder ejecutivo, el dominico puso el dedo en la llaga: «En Coahuila es claro que han operado al menos dos grandes mafias: el crimen organizado y las alianzas de funcionarios corruptos que evitan auditar a los gobiernos anteriores» (Espacio 4, 669). Lo dicho: el «moreirato» es una rémora para el gobernador Miguel Ángel Riquelme.

La actitud plausible de los obispos eméritos, de arrimar el hombro, contrasta con el vacío hecho al movimiento magisterial, pero la CTEP, lejos de desmoralizarse, cobra brío. Frente al desdén gubernamental, muestra resiliencia y recurre a nuevas tácticas. El 28 de junio, los trabajadores de la educación iniciaron ayunos de 12 horas. Si el caso permanece en punto muerto, ¿qué sigue? ¿Huelgas de hambre colectivas? ¿Una marcha al zócalo de Ciudad de México? El conflicto no puede ser ignorado indefinidamente. Los Moreira fabricaron con la megadeuda una bomba de relojería.

El 22 de mayo, el obispo Villalobos acompañó a Raúl Vera a la presentación del documental «No hay otra manera», en el Rincón Santa Lucía, de Saltillo, dedicado al trabajo pastoral del Premio Rafto y candidato al Nobel de la Paz 2012. Lo vi descender de su coche y avanzar lento, erguido y de buen ánimo. En su mensaje, congruente y con voz argentada, dijo de quien le sucedió en 1999: «La Providencia divina ha permitido que exista entre nosotros ese micrófono oportunísimo que es don Raúl, quien ha hecho posible que resuene vibrante y poderosamente el grito de la dignidad del ser humano». El 2 de julio a don Pacho le salió lo Villa y se plantó con los maestros frente a Palacio de Gobierno en demanda de justicia. Ya quisiera la pomposa clase política de Coahuila, sobre todo las oposiciones, tener los arrestos de estos dos obispos eméritos.

Torreón, 1955. Se inició en los talleres de La Opinión y después recorrió el escalafón en la redacción del mismo diario. Corresponsal de Televisa y del periódico Uno más Uno (1974-81). Dirigió el programa “Última hora” en el Canal 2 de Torreón. Director del diario Noticias (1983-1988). De 1988 a 1993 fue director de Comunicación Social del gobierno del estado. Cofundador del catorcenario Espacio 4, en 1995. Ha publicado en Vanguardia y El Sol del Norte de Saltillo, La Opinión Milenio y Zócalo; y participa en el Canal 9 y en el Grupo Radio Estéreo Mayrán de Torreón. Es director de Espacio 4 desde 1998.