AMLO aprieta a gaseras por abusos: topa precios; 4T entrará al mercado

Cinco grupos acaparan el 53.6% de la distribución de gas LP. Usuarios pagan más a raíz de la reforma energética, y los concesionarios disparan sus ganancias. El nuevo modelo operará primero en CDMX y Edomex; podría extenderse a otros estados. Coparmex advierte riesgos por tarifas «artificiales»

Naturgy Energy impone condiciones en Saltillo

Debido al desplome de la demanda global de bienes y servicios durante la etapa crítica de la pandemia de COVID-19, el Banco de México pudo mantener la meta inflacionaria de 3% (+/- 1) en 2020. No obstante, si bien la recuperación económica auguraba un alza más acelerada de precios, los recientes niveles de inflación general, superiores al 5%, encienden alertas en el Gobierno federal.

Un producto cuyo encarecimiento llamó la atención de las autoridades es el gas licuado de petróleo (LP). El combustible, de uso cotidiano en el 80% de los hogares, registró en la primera quincena de julio una inflación anual particular del 34%, casi seis veces por encima de la inflación. Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) revelan que el gasto promedio trimestral en gas LP es de mil 250 pesos.

Debido al impacto en el bolsillo del ciudadano común, sobre todo de las familias más pobres, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció una estrategia inmediata de control de precios.

«Gas Bienestar será una nueva empresa del Estado que dependerá de Petróleos Mexicanos; su finalidad es disminuir el precio del gas LP. Será una empresa del pueblo, aunque los conservadores digan que es populismo».

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México

En 2017, el precio del gas LP, fijado antes por decreto, pasó a ser determinado por el mercado. Durante 11 años estuvo sujeto a una segmentación geográfica de 145 regiones de precios máximos. En la actualidad, el valor final lo establecen los permisionarios. Ellos comercializan, distribuyen y expenden al público bajo el supuesto de que las empresas compiten por precios, calidad y otros factores para ganar consumidores, al más puro estilo neoliberal.

El esquema afectó a los consumidores y elevó las ganancias de los distribuidores. Entre enero de 2017 y julio de 2021, el precio final del gas LP aumentó 69% (de 15.79 a 26.73 pesos) y el de mayorista o de venta de primera mano (VPM) se incrementó 61% (de 11.09 a 17.90). El margen promedio, es decir, la diferencia entre el precio al consumidor final y el VPM, menos el costo de transporte —que incluye los costos operativos y la utilidad del distribuidor— subió 95% (de 4.24 a 8.26 pesos).

La Secretaría de Energía (Sener) emitió de una directriz de emergencia a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para diseñar una metodología de tarifas máximas. Aunque el regulador es un organismo con autonomía técnica, sus decisiones se alinearon a la política de un Gobierno contrario a la reforma energética de 2013 que liberalizó los precios del gas LP y a la cual se atribuye el encarecimiento.

Precios tope

La Comisión Reguladora de Energía publicó el 29 de julio en el Diario Oficial de la Federación un proyecto para fijar cada sábado los precios máximos al gas LP que entrarán en vigor al día siguiente.

Los precios se determinarán en función de los costos de importación, comercialización y transporte del combustible en cada región del país. Además de un margen de ganancia, la fórmula incluye un componente denominado «k», del que se hará uso cuando el costo del combustible rebase el aumento de la inflación. Las empresas que no respeten los límites podrían perder sus concesiones.

El modelo se implementó por primera vez para la semana del 1 al 7 de agosto. El regulador fijó un costo máximo promedio nacional de 12.21 pesos por litro y 22.61 pesos por kilo, lo que representó una primera baja de 9.6%, según datos recopilados por Argus, proveedor de precios de referencia de combustibles y commodities. Si bien la medida conlleva un beneficio general, establecer promedios tope por región provoca aumentos en las entidades donde los precios son menores.

Gas Bienestar

Una segunda estrategia planteada por el Gobierno federal incluye la creación de un distribuidor estatal de gas LP. El presidente López Obrador admite que no ha cumplido su compromiso de impedir que el combustible se encarezca en términos reales, pero con la nueva entidad espera colocar el producto a «precios justos» en zonas específicas, inicialmente en la Ciudad de México y el Estado de México.

Gas Bienestar surtirá el energético al consumidor final. «Estamos preparando la creación de una empresa para distribuir gas a un precio justo en cilindros de 20 y 30 kilos», dijo el presidente. La estrategia —aclaró— no implica sustituir a concesionarios privados, los cuales mantendrán su participación de mercado para incentivar la competencia.

De enero a mayo pasado, el 68% de la oferta nacional de gas LP alcanzó un promedio de 285 mil barriles diarios, con producto principalmente importado. Es el nivel máximo desde que se liberó el precio del combustible, en 2017.

En la opinión de Mauricio Flores (La Razón, 16.08.21) frente a las voces de expertos en economía y energéticos que reaccionaron con negativa vehemencia al plan de AMLO de Gas Bienestar, «el imaginario construyó la visión de una nueva paraestatal, pero su operación iniciará en Iztapalapa y Azcapotzalco de la CDMX».

Explica que «por ahora se espera que Pemex lleve el combustible solamente a esas populosas alcaldías, no a otras. Se tiene claro que ahí no existe un mercado, pues domina un solo distribuidor comisionista que ejerce prácticas monopólicas de todo tipo, incluyendo las mafiosas que impiden la entrada de otros concesionarios. Por ahora Gas Bienestar no es una nueva Conasupo, no está planteada para operar como otra paraestatal, pues su alcance geográfico es limitado con el objetivo expreso de generar competencia», explica Flores.

El analista considera que bajo la administración de la Sener, que dirige Rocío Nahle, se espera que el esquema de precios sea sin subsidios, Gas Bienestar se apegará básicamente a implementar la política de precios máximos, de ese modo se respeta la línea del Tratado Comercial con Estados Unidos y Canadá (T-MEC), sin generar competencias desleales que deriven en litigios.

Flores pronostica que la medida es viable para un periodo de seis meses, pero ya la percibe como una herramienta que podría reutilizarse en otras emergencias. «Por ahora está acotada al gas LP y recurre a mecanismos de mercado sin materializar el permanente control de Estado que todos temen», afirma.

Más distribuidores

Por su parte, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) aseguró que comparte la preocupación de los ciudadanos y del Ejecutivo federal porque en México se ofrezcan energéticos de calidad a los mejores precios posibles. En un comunicado señala que sancionar conductas anticompetitivas es aún un mecanismo eficiente para promover mayor rivalidad en los mercados tanto de gasolina como de diésel, turbosina, electricidad y gas LP.

Apenas el 31 de mayo, la Autoridad Investigadora de la Cofece inició un procedimiento para determinar si hay condiciones de competencia efectiva en la distribución no vinculada a ductos de gas licuado de petróleo en el país. Además, en marzo emplazó a diversas empresas tras determinar su probable responsabilidad en la realización de acuerdos ilegales.

Por lo que se observa desde 2017 en México, media decena de grupos económicos acaparan el 53.6% del mercado de distribución de gas LP. Además, en 91 de las 145 regiones de precios en las que se divide este mercado nacional opera solo uno de esos cinco.

Con el segmento de la distribución regional tan altamente concentrado, apunta la Cofece, es difícil esperar que se dé una competencia vigorosa de precios. Bajo este contexto se plantea implementar medidas para ampliar el número de concesiones y permisos a inversionistas privados, para lo cual se deberán eliminar obstáculos normativos del ámbito local en la instalación de plantas de distribución.

Otra opción es permitir a Diconsa y a las tiendas de autoservicio convertirse en distribuidores de cilindros de gas LP, o incentivar el desarrollo de otros esquemas de reparto poco empleados en México, como el uso de autotanques, así como de expendio al público, e incluso desarrollar un programa de incentivos presupuestales para facilitar la sustitución de gas LP por gas natural.

En general, el Gobierno federal señala que su política de precios es «una solución transitoria, por seis meses», en lo que se «ordena» al mercado, y comparte en la prensa que ha sostenido conversaciones con los distribuidores para el acatamiento de esta medida.

La expectativa es que a corto plazo se logren acuerdos entre Gobierno y distribuidores para que estos cobren «un margen razonable». Sin embargo, la historia muestra que este tipo de acuerdos no son sostenibles en el tiempo, ya sea porque eventualmente los precios no reflejen la realidad del mercado y haya escasez, o bien porque las empresas del mercado y el regulador se «acomodan» y acaban por fijar precios que son más altos de los podrían darse en competencia.

En cualquiera de los dos escenarios se desincentiva la inversión en la infraestructura necesaria para toda la cadena de valor, así como ofrecer un mejor servicio, por lo que el Gobierno no deberá dejar de implementar soluciones estructurales para abrir ese mercado a la competencia.

Negativa empresarial

Contrario a una nueva empresa del Estado, la cúpula patronal propuso fomentar la participación público-privada en la extracción y explotación del gas para resolver el problema de los altos precios del gas LP.

La propuesta no tiene la simpatía del presidente. Según AMLO, las Asociaciones público-privadas (APP) han generado un gran daño al interés público. «Eran buenos negocios para el sector privado y malos para el público», declaró el 22 de julio. Las asociaciones se produjeron por influyentismo y contratos leoninos, acusa.

Al criticar la imposición de precios máximos al gas LP, la Coparmex afirmó que la medida impactará positivamente al consumidor, pero pone en riesgo de quiebra a docenas de empresas que enfrentarán dificultades para operar con los montos fijados por la autoridad.

«Reconocemos la necesidad de dar una solución definitiva a los constantes incrementos en el precio del gas; consideramos que las decisiones tomadas por el Ejecutivo federal —como la creación del Gas Bienestar y la imposición de un tope a precios— no abonan a la competitividad que necesita México, pues los precios artificiales sacan a empresas del mercado», aseveró. E4

Expendedores…

Entre las propuestas de promoción de competencia en gas LP que plantea la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) se encuentran:

  • Fomentar la venta de cilindros de gas LP en tiendas de autoservicio.
  • Facilitar la obtención de permisos para que tiendas minoristas, como supermercados o gasolineras, vendan cilindros de gas LP a los consumidores finales en sus instalaciones.
  • Vender gas LP a población vulnerable en los almacenes de Diconsa, no a través de una empresa del Gobierno, sino mediante licitaciones públicas para elegir al suministrador de gas LP de sus almacenes.
  • Eliminar obstáculos normativos en el ámbito local para la instalación de plantas de distribución, donde se entrega el gas LP a los clientes en recipientes portátiles.
  • Desarrollar un programa de incentivos presupuestales para facilitar la sustitución del uso de gas LP por gas natural, para que las entidades federativas apliquen planes a fin de fomentar la inversión en infraestructura.

Precios en Coahuila…

En lo que respecta a los municipios de Artega, General Cepeda, Ramos Arizpe y Saltillo, para la semana del 8 al 14 de agosto se definió un precio máximo de 20.61 pesos por kilo de gas mientras que el litro es de 11.13 pesos.

  • En Abasolo, Candela, Castaños, Cuatro Ciénegas, Escobedo, Frontera, Lamadrid, Monclova, Nadadores, Sacramento y Sierra Mojada se topó en 24.56 y 13.26 respectivamente.
  • Para Ocampo en 22.87 y 12.35 pesos.
  • En los municipios de Allende, Morelos y Villa Unión 23.51 y 12.70.
  • Juárez, Múzquiz, Progreso, Sabinas, San Buenaventura, San Juan de Sabinas topan en 23.61 y 12.75.
  • Guerrero, Jiménez, Nava, Piedras Negras, Zaragoza y Acuña topan en 21.89 y 11.82 pesos.
  • En Hidalgo fue 21.93 y 11.84.
  • En los municipios de La Laguna, Francisco I. Madero, Matamoros, San Pedro, Torreón y Viesca el precio rondará los 19.84 pesos el kilo y 10.71 el litro.

En números

Del 100% del gas LP que se consume en México…

  • 86% es importado
  • 14% lo produce Pemex

Los 86 puntos porcentuales de gas LP importado se dividen en…

  • Sector privado  70
  • Pemex                16

Naturgy Energy impone condiciones en Saltillo

En las últimas semanas, la preocupación de los mexicanos por la escalada de precios del gas LP se vio potenciada por un paro de «cilindreros» y «piperos» en el centro del país, pero amenaza extenderse a más regiones. De inmediato cundió la duda en las familias de qué harían si los distribuidores suspenden el reparto. Muchos empezaron a considerar si era conveniente cambiar a gas natural.

Ese energético se encuentra en los yacimientos del subsuelo, incluyendo los grandes depósitos en el mar. Mientras que el gas LP se obtiene como subproducto del proceso de refinación del petróleo o incluso del mismo gas natural.

Sin embargo, a pesar de que el gas LP se obtiene en forma de vapor desde el inicio, debe ser licuado a presión y pasar por un proceso de enfriamiento hasta convertirlo en un líquido que se envasa en cilindros para poder distribuirlo, o a través de pipas que lo llevan a tanques estacionarios en los domicilios.

El gas natural no es tan utilizado en México, a pesar de que, según la Comisión Reguladora de Energía (CRE), ambos pueden ofrecer los mismos usos en el hogar. El gas natural tiene una flama «más limpia» y contamina menos. Además, en el largo plazo, el gas natural podría resultar más barato. Pero, entonces, ¿por qué no es tan consumido como el gas LP por los hogares?

Este combustible se cobra por metro cúbico, se distribuye a través de tuberías subterráneas y su precio varía según la demanda internacional. Basta recordar que, a principios de año, una tormenta invernal en Estados Unidos hizo que el precio del gas natural pasara de 3.48 dólares por MBtu a 12.70 dólares por MBtu en febrero. Es decir, de 65.74 pesos a 245.54 pesos, al tipo de cambio respectivo.

Y es que el 86% del gas natural disponible en México es importado, lo cual deja su precio a la deriva de la demanda internacional y del tipo de cambio. Otra desventaja es que no hay infraestructura subterránea suficiente y, en algunos casos, el usuario final debe pagar la instalación de tuberías para conectar su domicilio a la red de distribución. Además, muchas regiones del país carecen de tuberías de distribución.

Por tal razón, el presidente Andrés Manuel López Obrador ya planteó introducir redes de gas natural en las colonias de las grandes ciudades «para garantizar los mejores precios a los consumidores». El proyecto tiene la ventaja adicional de que disminuiría notablemente los vehículos usados en la distribución de gas LP.

Sin competidores

Debido a la fuerte inversión que implica desarrollar la red de distribución de gas natural, una de las desventajas de este energético se centra en que cada región suele contar con una sola compañía operadora, como en el caso de Saltillo, donde Naturgy —Naturgy Energy Group, S.A.—, de inversionistas españoles, opera sin competencia.

Una desventaja evidente de esta circunstancia para los consumidores radica en las dificultades que enfrentan para recibir atención cuando tienen algún problema o necesidad de negociar por caer en mora.

Durante la pandemia, por ejemplo, Naturgy decidió cerrar sus oficinas y hasta su bodega en Saltillo, pese a contar con más de 100 mil usuarios regionales —su operación abarca los municipios de Saltillo, Ramos Arizpe y Arteaga—.

La compañía habilitó una aplicación (app) de internet a través de la cual los usuarios manifiestan sus quejas por tardanza en la atención que requieren.

A través de las redes sociales como Facebook, la empresa promueve el uso de esa app para reportar cualquier situación. Una revisión a Naturgy Saltillo en Facebook da muestra inmediata de la falta de atención.

Muchos de los usuarios se quejan de cobros excesivos o incumplimientos diversos por parte de la compañía en la instalación o reinstalación de medidores. Así, la ventaja de un mejor precio se diluye en las deficiencias de la falta de una buena atención y servicio. E4

Es ingeniero egresado de la Universidad Autónoma de Chapingo con especialización en el área de Economía. Ha ejercido el periodismo en Saltillo. Trabajó en El Diario de Coahuila; se desempeñó como editor, diseñador, fotógrafo, redactor de editoriales y artículos de economía, industria automotriz, cultura e historia de Saltillo en el periódico Vanguardia.