Centralismo cultural

La 4T destinará 3 mil 508 millones de pesos para impulsar el desarrollo del Proyecto Integral del Complejo Cultural Bosque de Chapultepec. Es un proyecto para otro país u otro tiempo, no para el México de 2020: Volpi

De acuerdo con el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2021, presentado por la Secretaría de Hacienda a la Cámara de Diputados, el gasto general para cultura se estima en 14 mil 830 millones de pesos, aunque el monto destinado solo al ramo 48, que engloba a la instituciones culturales, es de 13,985.1 millones de pesos.

De ahí, se destinarán 3 mil 508 millones de pesos para impulsar el desarrollo del Proyecto Integral del Complejo Cultural Bosque de Chapultepec, es decir, 25% del monto total destinado al sector cultural.

Este proyecto del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador recibirá más recursos que el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, al que le piensan destinar 3 mil 206 millones de pesos.

Este es «Un proyecto que sería ideal para otro país o acaso para otro tiempo, pero no para el México de 2020», dice Jorge Volpi.

«Justo cuando el sector cultural se revela como uno de los más afectados por la pandemia, un proyecto de esta envergadura —y este costo— no encuentra justificación alguna. En un país rico, donde ya se han equilibrado las desigualdades, la economía cultural es sana y diversa, los artistas disfrutan si no de una vida confortable, al menos de un entorno profesional seguro, y cada región cuenta con una infraestructura adecuada, un proyecto así sería no solo loable, sino necesario. Lamentablemente, ese país no es el nuestro», enfatiza.

La justificación que se da es que se trata de un proyecto de 800 hectáreas que abarca: tres secciones del Bosque de Chapultepec, más el Campo Militar F-1 entre la zona conurbada de Sotelo, Estado de México y la Ciudad de México, que se convertirá en la Cuarta Sección del Bosque.

De acuerdo con lo que se expone: El proyecto buscará detonar una obra de infraestructura para el bienestar que permita la creación de empleos y generar ingresos públicos producto de la administración de los activos históricos y culturales; así como de la mayor demanda turística que se genere a partir de la reingeniería de la oferta de los museos que integran el mayor circuito cultural y artístico de México.

A grandes rasgos, con el desarrollo del Proyecto Integral del Complejo Cultural Bosque de Chapultepec, se propone posicionar a la Ciudad de México como el principal destino turístico y como una de las ciudades con el mayor patrimonio artístico, cultural e histórico del país.

Por otra parte, el documento plantea que el fomento a la cultura es un medio para la transformación que abre oportunidades para la convivencia y la recuperación de la paz, por lo que la presente administración se compromete a «promover la preservación y difusión del patrimonio cultural apoyando la creación artística, la vinculación con instituciones educativas y culturales de los tres niveles de gobierno, la educación artística de niñas, niños y jóvenes, así como el pleno aprovechamiento y conservación de la infraestructura cultural del país».

Asimismo, se plantea que, a través del programa de Protección y Conservación del Patrimonio Cultural, se llevarán a cabo acciones de preservación, investigación, protección, promoción de su conocimiento y apropiación a través del INAH y el INBA, por lo que a este rubro se destinarán mil 960.4 millones de pesos.

En tanto que mil 192.8 millones de pesos será para los servicios educativos, culturales y artísticos, con la finalidad de fomentar la música, las artes plásticas, las artes dramáticas, la danza y las bellas artes en la población estudiantil, desde el nivel inicial, hasta los niveles de educación media superior y superior.

México es uno de los países más desiguales del planeta y la pandemia no ha hecho sino acentuar estas desigualdades: hoy, el Proyecto Chapultepec representa una traición a cualquier agenda progresista y una afrenta tanto a los trabajadores de la cultura como a los mexicanos que no viven en la capital. Como incontables artistas y colectivos lo han exigido, en estos tiempos de zozobra sus desorbitados recursos deberían redirigirse a un fondo de emergencia que atienda al devastado sector cultural en vez de a un proyecto tan brillante como superfluo, esgrime Volpi. E4

Espacio 4.