De lo local a lo internacional

Vivimos un inicio de año un tan convulso como lleno de contradicciones que no logramos comprender a profundidad.

Empiezo por lo local. El dictamen sobre la proscripción de una tercera reelección de varios alcaldes echó abajo el sueño de quedarse en la silla del poder; tan enamorados estaban del municipio que su único deseo era seguir disfrutando de su amor irrestricto por los ciudadanos. ¿De veras? Sin embargo, el PRI reaccionó sin quejas e impuso desde la cumbre a los suplentes. Y a los que quedaron volando los acomodó en puestos donde cobrar. En México la política es una de las mejores empresas, tanto que en Coahuila algunos millonarios la prefieren en vez de arriesgarse en trabajos en que hay competencia.

A nivel del Estado de Coahuila tenemos la lucha del gobernador Miguel Riquelme que se ha unido a otros en una alianza federalista contra el poder centralista de Andrés Manuel López Obrador. ¿No deberíamos aplaudirle nosotros que somos los herederos del creador del pacto federal Miguel Ramos Arizpe? Tal vez lo haríamos si hubiera en esos gobernadores un palmo de coherencia. Unirse para exigir las participaciones federales es algo admirable. Sé que el presidente ha destinado la mayor parte de los recursos al sureste, a la Ciudad de México y a tres proyectos personales. Creo que el sureste ya merecía la atención del gobierno, cosa que no veo clara en el apoyo desmedido a la señora Sheinbaum: solo la ampliación de Chapultepec se lleva más recursos que muchos proyectos de Coahuila. Pero si Riquelme está tan enojado con el centralismo debería empezar por limpiar la casa.

Hace dos domingos leí un excelente artículo de Francisco J. Rodríguez sobre la deuda de Coahuila. Hemos abonado a los bancos por concepto de intereses la cantidad de 48 mil millones de pesos. Riquelme continúa pagando más de 3 mil millones cada año, ¿no tiene al menos una pregunta sobre de dónde viene la deuda? Rubén Moreira pagó 25 mil millones de la deuda de su hermano y nos dejó exactamente la misma cantidad (46 mil). Cierto que la megadeuda no la generó Riquelme, pero por eso mismo debería rechazar el pago y averiguar qué sucedió con tanto dinero. No lo hará: Riquelme fue impuesto por Rubén, Rubén por Humberto y Humberto por Enrique Martínez. Cada 3 mil 500 millones que pagamos privan a los coahuilenses de bienes que les son propios. Me decía un empresario que con lo que corresponde al pago de un mes a los bancos se comprarían 710 tractores, mismos que elevarían la producción de comida y el nivel de vida del campesinado, al otro mes se construirían hospitales, al tercero se harían obras de cultura… ¡No sucederá!

Conecto lo anterior con otro magnífico artículo que me alarmó. Enrique Abasolo publicó la intervención del diputado panista Rodolfo Walss en la Cámara de Diputados. éste se dirigió directamente al gobernador y le preguntó ¿con quién está su lealtad?, ¿con Moreira o con Coahuila? Un buen comienzo del instituto en que ser borrego es lo más productivo. Hace tiempo que quise publicar —y no lo hice— que en la Cámara —la que recién concluyó— hubo un solo diputado, el panista Juan Antonio García Villa. Nada más él señalaba errores, proponía arreglos, pedía enderezar lo chueco, criticaba al poder fáctico. Todos los demás, incluidos panistas, morenistas y, evidentemente, priistas nada más platicaban y obedecían los dictados del soberano. Espero que Walss no se rinda ni se venda —ni siquiera al mismo PAN—.

Una tragedia tuvo lugar en la toma del Capitolio en Washington por las turbas azuzadas por Donald Trump. Algo jamás imaginado. De tragedia pasó a comedia cuando el presidente en funciones se dio cuenta que al exaltar a los anarquistas a impedir la confirmación del triunfo de Joe Biden había violado la constitución que juró respetar y hacer respetar. Se mostró sumiso y arrepentido. Esta actitud le duró un cuarto de hora, luego continuó atacando. Ahora sabemos que nadie está exento de la regresión. Sin embargo, hubo quienes tomaron la difícil tarea de enjuiciarlo, y estamos a la espera.

Investigador, académico e historiador