Frena

Frena, el movimiento de la ultraderecha mexicana, transitó del paseo en automóviles a las tiendas de campaña, vacías, por cierto; es un cambio de estrategia para mostrar el repudio al presidente López Obrador y sus políticas.

Se trata de un grupo pequeño de clase media y alta que rechaza el llamado de las urnas en las que más de 30 millones de mexicanos llevaron a la presidencia al actual primer mandatario, el discurso de Frena está sobrecargado de odio y de rabia.

Su exigencia es la renuncia, la dimisión inmediata de Andrés Manuel, esa es su agenda y recurren a la presión mediática, presiones en internet y jurídicas, su meta es que habiendo renunciado AMLO a la presidencia llamarían a elecciones mediante la unión de toda la oposición política, e iniciar la reconstrucción del país, lo cual, suena más que ingenuo.

El Frente Nacional Anti-AMLO, Frena, tiene raíces religiosas, lo cual es inocultable, portan imágenes religiosas y rezan el rosario al mediodía y por la tarde, han rezado exactamente frente al monumento de Benito Juárez de la CDMX, lo cual tiene una connotación provocativa contra el espíritu laico que establece nuestra Constitución, precisando la separación entre la política y las religiones. De hecho, las leyes electorales prohíben explícitamente este tipo de manifestaciones con contenidos religiosos y con objetivos electorales.

La ultraderecha en México no es una, consta de varias, esencialmente podríamos reconocer a la ultraderecha católica hiper capitalista, que tiene su origen en la creación del Boa, Yunque, Muro, Provida, con raíces cristeras que buscan inscribir en la vida pública el estamento de la doctrina de la iglesia católica como conductora en la toma de decisiones políticas para el establecimiento del bien común, todo un conjunto de grupos que se están aglutinando en Frena, conviven con la ultraderecha empresarial y las mencionadas.

Frena está recuperando antiguas categorías muy utilizadas en los años cuarentas y cincuentas, como el anti comunismo: cristianismo sí, comunismo no; este hogar es católico, era la época del comunismo ateo, anticristiano,

El catolicismo tiene múltiples corrientes ideológicas, está el progresista, el cual es formado por las comunidades de base o la teología de la liberación y otras organizaciones, como las Católicas por el Derecho a Decidir, de manera que son como dos religiones en una mezcla inextricable, confusa.

Frena acusa a AMLO de ser masón, chamánico, santero y ambiguamente católico; la cuestión es que el presidente ha introducido en su discurso, elementos religiosos, «el detente» usado popularmente por los católicos levantó una ola de críticas mediáticas adversas.

Algunos sectores del clero católico apoyan abiertamente a la ultraderecha, éstos predominan principalmente en la zona del Bajío del país y varios son asiduos participantes de las redes sociales.

El surgimiento en México de los grupos de derecha no es exclusivo ni raro, en el mundo los más visibles están en Europa, Francia, Italia, España, Alemania, Inglaterra y en Estados Unidos. El neonazismo es un fantasma que recorre el planeta con un discurso de odio del que es portador Frena contra la 4T y López Obrador.

Aunque no pensemos que el discurso de odio se da sólo en lo religioso, está presente contra los migrantes, las mujeres, las razas, sobre todo los negros y los chinos, de manera que el resurgimiento de los neonazismos y Frena en particular no son una casualidad, más bien son una reacción social hacia los dogmas de la globalización. Algo difícil de comprender.

Lo más probable es que el rechazo de los grupos inflexibles como Frena sea una reacción a la ambigüedad de AMLO hacia lo religioso, su apoyo a los evangélicos y su permisividad ante las creencias de etnias originarias.

Frenaaa (2)

Gilberto Lozano, ex gerente de Femsa es el líder del movimiento, Anti-AMLO y sus participantes permanecen en el Zócalo de la CDMX; Lozano ha sido fuertemente criticado, tildado de desquiciado, él ha aparecido con carteles pidiendo la muerte de AMLO (ContraReplica).

Este hombre ha enfatizado que tienen presupuesto para mantener la protesta por tres años, y el presidente López Obrador los ha instado para que, «le echen ganas», porque al paso que van, en su intención de ocupar todo el zócalo —al que entraron el domingo 4 de octubre— quizá podrán lograrlo cuando se llegue la fecha de la revocación de mandato, dijo irónico.

Los Frena instalaron sus casas de campaña en el Zócalo, tienen ahí 200 personas con 400 casas de campaña. Las que siguen estando vacías y que fueron echadas al vuelo por un ventarrón en una madrugada, lo cual fue motivo para todo tipo de bromas y de albures, ya sabe usted, el humor negro mexicano.

La cuestión recurrente es, ¿quién financia a este movimiento? En mayo pasado el accionista de Soriana Pedro Luis Martin Bringas, declaró que: «él encabeza un frente de ciudadanos, asociaciones civiles y empresarios que buscan la dimisión del presidente Andrés Manuel López Obrador antes de que termine este año» (La Jornada, 5.09.2020).

Lo cierto es que el movimiento Frena es una agrupación que no muestra la disposición de respetar las leyes ni el orden democrático, lo cual representa un peligro que no se puede trivializar tomando en cuenta el discurso de odio que emiten y sus acciones; golpearon a un policía con una de las vallas metálicas, hecho que esta vez, aunque no tuvo consecuencias graves para el agredido, es repudiable.

Lo cierto es que Frena pretende crear el escenario de que en este país no hay gobernabilidad y que AMLO lleva a México hacia una supercrisis económica, los frenéticos de Frena son provocadores que quieren mostrar a un gobierno represor y eso es lo menos hecho por el presidente.

Se entrevé que van creando una situación como la de Brasil, cuando la derecha se apoderó del Tribunal Superior de Justicia y por su medio se llegó a la destitución de la presidenta Dilma Rousseff y además, maniobraron para encarcelar a Lula da Silva.

Esta semana el presiente López Obrador informó que se está formando un nuevo frente, un Frena 2, encabezado por Claudio X González dirigente de Coparmex y Gustavo de Hoyos que acusan al gobierno de negarse a todo.

Los Frena insisten en que AMLO pretende instaurar un gobierno como el de Hugo Chávez y Evo Morales, es claro que diversos medios de comunicación se han sumado a esa campaña, también están los 10 gobernadores separatistas; se aparenta dispersión, pero no, la dirección es la misma para crear un México caótico a punto de entrar en una gran revolución, lo cual justificaría un derrocamiento, son patéticos, pero peligrosos.

El regreso de Ricardo Anaya se suma al escenario en construcción, es la figura de un hombre joven que es capaz de construir un discurso para cohesionar golpes hacia la presidencia, por parte de Riqui, Riquín Canallín que en realidad busca un salvavidas (Rompeviento TV).

La iniciativa para bajar y establecer topes de comisiones para las Afores, les cayó a los banqueros como patada de mula, claro, cómo van a consentir dejar de ganar millones de pesos mediante el despojo a los trabajadores de una parte de su ingreso y de una pensión digna.

Se está cocinando un cóctel cuyo punto final de cocción sería, ¡fuera, te vas a Palenque!, ¡sea como sea!, los ingredientes se van preparando, la ultraderecha está furiosa, porque se le cerraron las puertas de sus enormes ganancias financieras y eso no lo puede digerir ni permitir.

Cuando se publique este número de Espacio 4, ya se habrá celebrado la elección del Congreso local. Todo indicaba que Coahuila no podría deshacerse de una legislatura de mayoría tricolor, la mesa estaba puesta, el gobernador Riquelme y el alcalde de Saltillo echaron toda la carne al asador para que no hubiera posibles ganadores de oposición.

Licenciada en sociología por la UANE, Saltillo. Ha cursado estudios de Maestría en sociología, con especialidad en ciencia política, UNAM. Posee varios diplomados, entre los que destacan Análisis Político, en la UIA; El debate nacional, en UANL; Formación de educadores para la democracia, en el IFE; Psicología de género y procuración de justicia. Colabora en Espacio 4, Vanguardia y en otros medios de comunicación.