Miscelánea política

Gerardo Antonio Pérez Pérez. En «Personajes y Opiniones» entrevistamos a este talentoso abogado oriundo de San Pedro de las Colonias, Coahuila. Su conocimiento del Derecho, su percepción de la política, su amplia cultura y, sobre todo, sus profundas intuiciones motivan el anhelo, el deseo de que en esta vida, al menos, debemos tener la obligación de ser interesantes, como lo demostró al ilustrarnos sobre la crisis de representatividad de los partidos políticos, legisladores y gobernantes. Asimismo, nos comparte sus lecturas sobre ideólogos de vanguardia y nociones claras sobre política, comparada en los casos de España, Chile, Perú, Bolivia y Ecuador. El caso de Podemos en España comparado con Morena y la difícil situación de convertir un movimiento social en partido político con la gravosa pérdida del «movimiento». Un toque muy humano de Gerardo es que gusta de la poesía y la declama admirablemente bien. La ejemplar trayectoria de Gerardo Pérez es una verdadera lección de sociología política aplicada. ¡Enhorabuena!

El PAN en Coahuila. Un partido político que ni se ve ni se siente, muy alejado de su época de oposición combativa, de la militancia épica de don Carlos Páez Falcón, Juan Antonio García Villa, Edmundo Gurza (primer diputado en interpelar a un presidente, a Jolopo), Pablo Emilio Madero (obtuvo más votos que Clouthier a la presidencia de la república), los González Schmal, los Burciaga Saucedo, Luis Rico, Ernesto Saro, Jorge Zermeño, Marcelo Torres, algunos aún vigentes, pero poco queda de esa militancia combativa de la que nada aprendió Jesús de León Tello, actual dirigente estatal del PAN, cuyos resultados marginales fueron superados por Morena en la pasada elección, partido «de izquierda» al que se volcaron los cuadros políticos más ambiciosos del panismo vernáculo, en una degradación inconcebible en la vieja guardia y cuya única tabla de salvación está en Monclova, la tierra de Páez Falcón, de quien pocos panistas se acuerdan.

Evaristo Madero sin memoria. Resulta que el exalcalde de Parras ha demandado al Municipio el pago de salarios caídos, prestaciones, bonos y emolumentos que resulten del «abuso» que cometió el actual alcalde, Ramiro Pérez Arciniega, al dejarlo sin sustento siendo regidor. Y al parecer Evaristo ha ganado la demanda y cobrará lo conducente. Pero Evaristo es amnésico y olvida que él, siendo alcalde, hizo lo mismo con algunos regidores, entre ellos el actual alcalde Ramiro Pérez, a los cuales pagaba menos que a sus lambiscones. Evaristo olvida lo mucho que el pueblo de Parras le dio siendo tres veces alcalde y ahora regidor. Lo peor de todo es que también olvida que Ramiro no sacará de su bolsa los recursos que reclama y que son los parrenses quienes deberán pagar su gravoso reclamo. Por eso es que un político sin memoria es el más desastroso de todos los amnésicos. Porque repite los abusos que supuestamente ha olvidado. Porque convierte todas sus raterías en olvidos y porque su manía de olvidar es una enfermedad sin cura ¿Acaso Evaristo no es millonario? ¿Necesita arrebatarle ese dinero a los parrenses? De veras que son ganas de joder a este maltratado pueblo. Puro ripio queda de aquella grandeza de la familia Madero, puro ripio.