Pueblos, cultura viva

Una de las mayores riquezas de esta nación está en sus pueblos, que son la sangre, la pluralidad que la construye y la distingue del resto del continente y de otras regiones del planeta

Debido a distintos fenómenos como las migraciones internas y externas, así como a los procesos de globalización en todo el mundo, la diversidad cultural cobra especial relevancia en los últimos años. En este contexto México ha sido reconocido como uno de los países con mayor diversidad cultural, étnica y lingüística a escala internacional.

En este artículo haremos un breve recorrido por la diversidad cultural en México, pasando por algunas características de la diversidad étnica, lingüística y material que forman parte del mismo país. Finalmente veremos cuál es el marco legal que se ha generado como una medida de fomento y protección de la diversidad cultural.

El reconocimiento y la protección de la diversidad cultural ha sido una de las prioridades internacionales difundidas por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). La misma Unesco ha definido la «diversidad cultural» como la multiplicidad de formas en que se expresan las culturas de los grupos y las sociedades que, al manifestarse, transmiten el patrimonio de la humanidad.

En tanto que se trata de una multiplicidad de formas, la diversidad cultural comprende la pluralidad histórica, los grupos étnicos, las lenguas, las costumbres, las tradiciones, la gastronomía, el arte, la artesanía, etcétera.

Todo lo anterior ha partido de considerar que cada grupo y cada sociedad tienen una manera particular de ver el mundo y de relacionarse con éste. Es decir, en cada grupo hay una forma específica de percibir y solucionar problemas, asignar valores, cualidades, roles, etcétera; lo que finalmente genera una identidad cultural particular que debe ser respetada.

Elementos representativos

Aunque en inicio la diversidad cultural se ha pensado en términos de diversidad étnica, la pluralidad y las distintas manifestaciones de la cultura incluyen también la diversidad lingüística y el patrimonio material, entre otras. De acuerdo con esto es posible identificar algunos elementos representativos.

La Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de México, por ejemplo, explica que existen actualmente 68 pueblos indígenas, lo que representa aproximadamente 11 millones de los 132 mil 562 habitantes del país.

Asimismo, en 2015, el Instituto Nacional de Geografía e Informática censó a casi 1 millón 400 mil afroamericanos, cifra que se corresponde con el 1.4% de la población nacional y que representa una parte importante, aunque frecuentemente invisibilizada, de la diversidad étnica y cultural del país.

Por otro lado, la diversidad étnica puede expresarse, por ejemplo, en la gastronomía, la artesanía o en las creaciones artísticas que son propias de cada región del país.

Asimismo, puede expresarse mediante manifestaciones no necesariamente materiales, entre las cuales pueden considerarse las fiestas, las ceremonias, las representaciones teatrales o musicales. Esto se relaciona también con una identidad cultural forjada por la conservación de distintos saberes, creencias, ritos, tradiciones e historias transmitidas de manera generacional.

Por otro lado, en el tema del patrimonio hablado, ahora se tiene claro que se conforma por 11 familias lingüísticas, 68 lenguas propias y 364 variantes. Dichas lenguas son habladas por aproximadamente 7 millones de habitantes, lo que convierte a México en el país con mayor población hablante de lenguas indígenas en América. El problema es que, ante la creciente presión del uso del español, hay un alto riesgo de desaparición para la mayoría de dichas lenguas. Por otro lado, también son considerados bienes inmateriales pero lingüísticos las crónicas, las leyendas y la herencia literaria en general.

Otro de los aspectos donde la diversidad cultural es visible son las expresiones materiales como los monumentos históricos y los bienes documentales. Quizá una de las cuestiones más representativas en este sentido es el patrimonio arqueológico, que puede incluir ciudades como Chichen Itzá, Monte Albán o Teotihuacan, hasta restos de utensilios y herramientas, o distintas formas de arte rupestre.

En suma, México ha sido reconocido como un país pluriétnico y pluricultural. No obstante, ante los constantes cambios socioeconómicos y los procesos de modernización, los pueblos indígenas y la riqueza cultural que es representativa del país han estado constantemente amenazados.

Específicamente, México ha suscrito tanto la Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural de la Unesco en 2001 y la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales, en 2005.

En 2001, con la reforma de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se reconoce la diversidad cultural de la nación mexicana (en el artículo 2), cuyo foco de atención estuvo centrado en los pueblos indígenas.

Dos años después, en 2003, entra en vigor la Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas, que permite la creación el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas y la reforma a la Ley General de Educación, promoviendo la enseñanza de la pluralidad lingüística de la nación y el respeto de los derechos lingüísticos.

Un año después se creó el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación y una ley federal que lo respalda, de manera que sea posible garantizar el derecho a la igualdad y combatir la exclusión social por motivos de origen étnico.

En el marco sanitario también se reformó la Ley General de Salud, intentando promover el respeto de usos y costumbres indígenas, el uso de la medicina tradicional y la atención médica intercultural. En el centro y sur del país, varias entidades federativas también reformaron sus leyes para respaldar el marco legal que les antecede.

En algunos sectores y contextos, la diversidad cultural ha sido vista como un factor de atraso o un impedimento para la modernización; razón por la que ha sido necesario crear estrategias de protección. Por lo anterior, en la actualidad, la diversidad cultural ha pasado de ser un concepto que hace referencia a la pluralidad de manifestaciones culturales presentes en una sociedad determinada, a ser reconocida como un derecho humano. E4

Patrimonio hablado de México

  • 11 Familias lingüísticas
  • 68 lenguas propias
  • 364 variantes
  • 7 millones de hablantes de lenguas autóctonas